PSICOLOGÍA: EL PERDÓN

Cuando no logramos pedir perdón, cargamos con una culpa o desazón muy fuerte, y que termina siendo un nudo en nuestra vida.
Y quien recibe el daño debe elaborar su enojo, ubicando el daño desde una visión integrada de aquel que se lo ha producido, y la persona que daña debe reconocer su culpa, responsabilizarse de su comportamiento y mostrar una actitud de querer solucionar las consecuencias surgidas.

Pedir perdón o aceptar unas disculpas es un acto de valentía, nos engrandece y nos libera de una carga muy grande.

Lo charlamos con el licenciado en psicología Juan Manuel Rondón en Patas Arriba con Rick Bustos.

También puede gustarle...